Desde hace 15 años, miles de yoguis reciben el verano en Times Square, Nueva York. Por F. G. 

Visto así, nadie reconocería el lugar. Times Square -la plaza más célebre de Nueva York- se convierte todos los años en lugar de reunión para miles de yoguis, llegados desde diversos puntos del globo para celebrar allí, todos juntos, el solsticio de verano. En esta ocasión el rito de cada verano coincidió con el Día Internacional del Yoga -como en los últimos tres años- y fueron más de 12.000 personas, toda una impresión para el turista despistado que se acerca para hacerse un selfie y se topa, de pronto, con una concentración de chakras alineados y en sintonía.

El evento está abierto también a no iniciados y se dan clases gratis

En todo caso, también es bienvenido a sumarse al evento, abierto a yoguis de todos los niveles e incluso a profanos, que pueden recibir aquí una clase iniciática de forma gratuita y darle, quién sabe, un giro a su vida. La cita, por cierto, lleva ya 15 años trastocando por un día el paisaje del centro de Manhattan, sumando a las bocinas de los vehículos en el atasco el mantra apabullante de miles de yoguis en plena concentración.