Buenas noticias para los 1.600.000 españoles a los que el dolor de cabeza intenso obliga a permanecer encerrados en casa. Por Daniel Méndez /Infografía J. Antonio Peñas.

Nunca dejamos algo para mañana. Vivimos siempre con el miedo al siguiente ataque, así que aprovechamos al máximo los momentos en que nos encontramos bien». Quien habla es Isabel Colomina, directora de marketing y comunicación en una empresa de seguros. Y el colectivo al que se refiere su primera persona del plural es el de aquellos que sufren migrañas o cefaleas.

Sabe de lo que habla: sufrió su primer ataque a los 12 años. Hoy tiene 55 y padece migraña crónica. Los ataques pueden llegar a extenderse durante 15 días al mes. Isabel no es una excepción en su casa, su padre sufría los intensos dolores de cabeza que heredaron ella y sus hermanas. No en vano, tanto las migrañas como otras cefaleas tienen un elevado componente genético: hasta el 70 por ciento de los casos cuentan con antecedentes familiares.

conocer, migrañas, cefaleas, xlsemanal

Entre un 10 y un 15 por ciento de la población mundial padece este mal que puede ser muy incapacitante: según la Organización Mundial de la Salud es la sexta causa mundial de años de trabajo perdidos. Además, entre las cefaleas se incluyen casos más graves que la migraña, como la cefalea en racimos, tan dolorosa que recibe un lúgubre sobrenombre: la ‘cefalea del suicidio’.

Pero hay un rayo de esperanza. Pronto estará disponible una ‘vacuna’ contra las migrañas. Se trata de una inyección que inocula unos anticuerpos creados en laboratorio que desactivan los neuropéptidos CGRP (ver gráfico) desde donde se desencadenan las migrañas.

Ya se está experimentando. La nueva fórmula podría estar aprobada en Estados Unidos el año que viene y a Europa llegaría algo después. Cuatro farmacéuticas pugnan por hacerse con una patente que puede mover en el mercado entre cuatro mil y ocho mil millones de dólares anuales.
«Acabo de llegar de un congreso en Boston organizado por la American Headache Society donde se han visto datos muy prometedores», cuenta el doctor José Miguel Laínez, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, uno de los especialistas que ha participado en los ensayos clínicos de la ‘vacuna’.

Antes de saltar de alegría, los sufridores de migrañas deben saber que estas inyecciones no tienen un efecto inmunizador de por vida. Para recibir sus beneficios, habría que inyectarse la nueva fórmula al menos una vez cada cuatro semanas. Dominique Schmidt, de 40 años y sufridora de hasta 13 días de migraña al mes, ha probado la ‘vacuna’. Ha recibido una inyección mensual durante un año en la Clínica del Dolor de Kiel (Alemania). Y está encantada. «Mis migrañas se han reducido a la mitad», dice contenta.

Resultados y riesgos

En cuanto cesaron las inyecciones, sin embargo, desaparecieron las mejoras. Hay que ser prudente, aconsejan los médicos. Es cierto que la ‘vacuna’ tiene resultados positivos. Sin embargo, también hay riesgos. La acción de los nuevos anticuerpos puede ser perjudicial para la recuperación tras un infarto o a la hora de defendernos frente a infecciones. «No es una medicina milagrosa para todo el mundo. Pero es muy prometedora», concluye la neurobióloga Dagny Holle-Lee, de la Clínica Universitaria de Essen, donde están estudiando los efectos de la nueva ‘vacuna’.

Hay casos más graves que la migraña. Como la cefalea en racimos, también conocida como ‘cefalea del suicidio’

Hay otra pega importante. Su coste: podría alcanzar los mil euros por inyección, y hay que ponerse una cada cuatro semanas. Un dineral.

Los investigadores no bajan los brazos. Buscan nuevas vías para paliar la migraña, un desorden neurológico que solo en España supone un coste laboral de dos mil millones de euros anuales.

El año pasado, un estudio de la Universidad de California en San Diego establecía una relación entre la composición de la flora oral y las migrañas. Las bacterias de esta flora oral, decía el estudio, procesan los nitratos presentes en alimentos como carnes procesadas o vegetales de hoja verde y los convierten en nitritos que, a su vez, se convierten en óxido nítrico al incorporarse al torrente sanguíneo. El óxido nítrico mejora la circulación sanguínea y reduce la presión, pero también puede provocar la aparición de jaquecas.

Otros buscan la causa en deficiencias vitamínicas. Así, una investigación del Centro Médico Hospitalario Infantil de Cincinnati apuntaba a una posible relación entre niveles bajos de vitamina D, vitamina B2 y coenzima Q10 y la aparición de episodios de cefalea.

No hay unanimidad entre los científicos. Un ejemplo: en 2013 una investigación española afirmaba que la migraña tiene origen intestinal. Su divulgación provocó un comunicado de la Sociedad Española de Neurología que decía, entre otras cosas, que «la migraña es una enfermedad coral. Las posturas que han pretendido explicar los porqués de la migraña desde un único neurotransmisor o una única enzima han fracasado».

El cerebro migrañoso

¿Qué ocurre en el cerebro migrañoso? Patricia Pozo, de la Unidad de Cefaleas y Dolor Neurológico del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona, lo explica de un modo muy gráfico: «El que cuenta con la predisposición a padecer ataques de migraña tiene un cerebro que no se adapta al cambio. un ruido, una luz, el viento, la temperatura… Si estás oyendo un taladro, al cabo de un rato tu cerebro anulará ese estímulo, dejarás de oírlo porque no te interesa. El cerebro migrañoso no». Produce un episodio de jaqueca.

«Los factores que más intervienen son los hormonales -sobre todo en mujeres- y el estrés», afirma la doctora Pozo. Las migrañas afectan principalmente a las mujeres, aunque otras cefaleas, como la cefalea en racimos -mucho más extrema-, tienen mayor prevalencia entre los hombres. Aquí sí hay consenso: reducir el estrés es fundamental y realizar técnicas de relajación como el yoga. También minimizar los cambios, no saltarse comidas, practicar un ejercicio cardiovascular moderado…

La migraña no tiene cura, pero sí hay tratamientos que sirven para reducir su frecuencia y paliar el dolor. Hay tratamientos farmacológicos para prevenir: betabloqueantes, antiepilépticos, antidepresivos incluso. A la hora de afrontar un episodio de migraña, el grupo de fármacos conocido como ‘triptanes’ -sumatriptan, solmitriptan…- son los más extendidos. Efectivos en muchos casos, pero no en todos.

Bótox contra el dolor

En los últimos años han surgido otros tratamientos. «En los casos de migraña crónica, la toxina botulínica, el bótox, es eficaz», explica el doctor Laínez. Las inyecciones subcutáneas de bótox en distintos puntos de la cabeza y el cuello pueden reducir a la mitad la frecuencia de la migraña crónica en un 70 por ciento de los pacientes.

Otra alternativa es la neuroestimulación. «Existen diferentes tipos de aparatos de corriente transmagnética -dice la doctora Pozo-. Y está en desarrollo el estimulador del nervio vago. tiene la ventaja de que actúa sobre un nervio periférico muy accesible, por lo que no requiere cirugía. Regulan una parte del circuito del dolor: no son milagrosos, pero reducen la frecuencia y la intensidad».

La ‘vacuna’ podría aprobarse el año que viene. La pega es su precio: puede alcanzar los mil euros por inyección

Más posibilidades. Un estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina Technion de Haifa (Israel) afirma haber logrado resultados muy esperanzadores con un parche que se coloca en el brazo del paciente. Como en otros casos de estimulación, lo que hace este parche es bloquear la llegada de señales de dolor al cerebro. Y puede controlarse mediante una aplicación en el móvil. Las investigaciones continúan.

LA VACUNA QUE DETIENE LAS MIGRAÑAS

El nuevo fármaco bloquea mendiante anticuerpos una molécula clave para el dolor. Una inyección podría proteger de los ataque durante cuatro semanas.

  • 1. Los dolores se extienden por irradiación. Muchos neurólogos creen que las migrañas se originan en el tronco encefálico. A continuación, el nervio trigémino transmite la sobreestimulación a la membrana cerebral. Dado que este nervio está conectado con otras fibras nerviosas del cuello, las sienes y los hombros, una migraña también puede afectar a todas estas zonas y provocar una contracción de los músculos. Las lesiones en las vértebras cervicales no desempeñan ningún papel en la aparición de las migrañas
  • 2. Así funciona la vacuna. El nuevo fármaco bloquea mediante anticuerpos una molécula clave para el dolor. Una inyección podría proteger de los ataques durante cuatro semanas.
  • 3. Membrana cerebral, el lugar de los hechos. Durante un ataque de migraña, las sinapsis del nervio trigémino segregan grandes cantidades del neuropéptido CGRP. Esta molécula actúa sobre los receptores situados en los vasos sanguíneos de la membrana cerebral. De
    esa forma se origina el dolor. Además, el CGRP también puede contribuir a la aparición de náuseas. El objetivo que persiguen los nuevos fármacos es volver inofensivos a estos ‘enemigos’.


PARA SABER MÁS

Migraña, de Oliver Sacks (Anagrama). Fue el primer libro publicado por el célebre neurólogo. Es de 1970. las investigaciones han avanzado mucho, pero sigue siendo una vía de entrada para entender la enfermedad.

Página divulgativa puesta en marcha por un grupo de especialistas para ayudar en la divulgación y diagnóstico de migrañas y cefaleas