Las últimas protestas contra el gobierno de Maduro dejan ya 21 muertos y cientos de heridos. La oposición exige nuevas elecciones. Por E. F. 

Desde marzo, Caracas y otras ciudades venezolanas protestan a diario contra el Gobierno de Nicolás Maduro, unas protestas que ya han dejado 21 muertos y cientos de heridos y detenidos. Las últimas 12 muertes se han dado en el barrio El Valle, de Caracas, durante un saqueo a una panadería. De esas 12 personas, 8 murieron electrocutadas al intentar llevarse la nevera de la tienda; las otras, incluido el dueño de la panadería, por las balas. ¿Quién disparó? No está claro.

Muchos civiles acusan al Gobierno de tener paramilitares a su servicio

Algunos vecinos aseguran que hubo quienes, aprovechando la confusión generada por los gases con los que las fuerzas del Estado combaten las protestas, fueron a saquear, portando ellos mismos más armas que la Policía. Algunos opositores a los que el Gobierno acusa de terroristas denuncian que muchos saqueos están organizados por el propio Ejecutivo, por grupos paramilitares ante los que la Guardia Nacional no interviene para acusar así de la violencia a los opositores. La tensión se reactivó tras dos sentencias del Tribunal Supremo contra la Asamblea Nacional, que la oposición controla desde 2016. Esos dictámenes fueron revertidos, pero las protestas seguirán, dice la oposición, hasta que se convoquen nuevas elecciones.