A finales del verano eclosiona la mariposa monarca, negra, naranja y blanca. Venenosa: excelente protección frente a depredadores. Y emprende el vuelo. Por Fátima Uribarri

Atraviesa 5000 kilómetros, desde Canadá hasta México. Rápido: recorre 120 kilómetros por dí­a. Esta migración colosal tiene perplejos a los cientí­ficos. El fenómeno se repite al año siguiente: el trayecto lo realizan los tataranietos de los viajeros del año anterior. Siguen la misma ruta. Exacta. Incluso se posan en los mismos árboles. ¿Cómo saben el camino? La última teorí­a sostiene que dejan un rastro de feromonas que detectan sus descendientes. Pero siguen indagando.