La meta es clara. Crear un corazón trasplantable con células del paciente que lo reciba, sin un donante de por medio ni riesgos de rechazo al nuevo órgano. Un equipo del Hospital General de Massachusetts (EE.UU.) ha logrado convertir ya células adultas de la piel en células madre pluripotenciales y transformarlas en cardiacas. Poco después, estas generaron tejido cardiaco bien estructurado, como el de un corazón inmaduro. Al darle un shock eléctrico, comenzó a latir. Queda aún mucho para crear un corazón íntegro, pero ya se ha dado un gran paso.