Me llamo Francisco José Arcángel Ramos. Nací en Huelva hace 39 años y canto flamenco desde los nueve. El 24 de agosto actúo, junto con las Voces Búlgaras, en el III Festival de Flamenco On Fire, en Pamplona. Por Virginia Drake 

XLSemanal. Oiga, en su caso, ¿ni saga ni gitanos, verdad?

Arcángel. Nada. No tengo nada que ver con el cliché típico del cantaor: nadie de mi familia canta flamenco. Mi padre trabajaba en una fábrica de electricidad y mi madre era ama de casa. Me apunté a un concurso de fandangos en Huelva y ahí nació todo.

XL. Empezó cantando a los bailaores, pero también ha cantado a toreros.

A. Cantar al baile es nuestro método de aprendizaje más directo. Cantar a un torero [a Javier Conde] mientras toreaba fue algo anecdótico.

XL. Está el mundo del toro para alegrías.

A. Creo que a la gente se le ha ido la pelota. Entiendo perfectamente que haya a quien no le guste el toreo o el sacrificio de animales, pero equiparar la vida de una persona a la de un animal… Nada justifica los comentarios que se han hecho en Internet por la muerte de un torero. A mí me han dado mucha caña por dar el pésame a la familia de Víctor Barrio.

XL. Acaba de terminar la gira de Tablao, ¿qué tal le ha ido?

A. Mejor de lo que esperaba porque, en plena globalización, salir con un espectáculo que no pueden ver más de 150 personas no tiene nada que ver con el modelo de negocio que se lleva ahora.

XL. De Despeñaperros para arriba, ¿los tablaos viven de turistas?

A. Esta respuesta necesita 15 minutos, pero está claro: si las grandes figuras se ganan la vida mejor en los grandes teatros y la afición los ve allí, los tablaos tienen que replantearse el negocio.

XL. En el Teatro Real montó el tablao en el escenario con un centenar de sillas, sin ocupar el resto del aforo.

A. Me gusta la intimidad. Tener al público casi pegado, renunciando al esplendor de un teatro como el Real, es una sugestión maravillosa y, a la vez, una locura. La idea era asaltar el gran templo de la música clásica.

XL. Ha dicho. «No aguanto Operación Triunfo ni los programas de corazón».

A. Es que no me gusta que la gente crea que un artista se hace en una hora, no es real. Y los programas de corazón no los soporto. el corazón tiene que servir para querer a los demás y ya está.

XL. «Soy un especialista en esquivar hachazos», dice. Explíquese.

A. Cuando eres un referente en algo, las hachas y los cuchillos vienen volando. Este es el país de la envidia. no tolera el éxito del vecino. Suscribo lo que decía Paco Umbral. «Dame enemigos, que algo bien estaré haciendo».

Desayuno Arcangel 1000

 

Padre activo y sano

«Tengo dos hijos que llevar al cole y desayunamos juntos a las ocho. Yo, un cafelito y una tostada con aceite y pavo. Luego, antes de trabajar, voy al gimnasio».