Es el tenista español con más estilo. Y aunque hay quien lo critica por no haber llegado tan lejos como podía, no muchos pueden decir que han estado entre los diez mejores de su profesión. Ahora parece haber sentado la cabeza con Ana Boyer, ¿o no? Por Ricardo Uribarri / Estilismo Verónica Suárez

Verdasco juguetea con la margarita y la vuelve a lanzar a la cámara, como le han pedido. Mira el resultado en el monitor y se ríe: “parezco Julio Iglesias”.

El tenista se desempeña ante la cámara con la misma profesionalidad que en la pista. Él mismo insiste en posar de nuevo, sin perder el humor, con la primaveral margarita. A sus 32 años, parece relajado y seguro de sí mismo.

Quizá no ha llegado a conquistar todo lo que se podía esperar viendo sus grandes cualidades, pero Fernando Verdasco ha sido partícipe de la edad de oro que ha vivido el tenis español en los últimos lustros, con protagonismo especial en los éxitos de nuestro país en la Copa Davis. Tiene muchos seguidores y también unos cuantos críticos, que le achacan no haber estado todo lo centrado que debiera en el tenis, aunque él se defiende diciendo que el deporte nunca ha dejado de ser su prioridad. Eso sí, siempre ha tenido buen gusto para las mujeres, como demuestra su currículum sentimental, y desde hace casi tres años comparte su vida con Ana Boyer, lo que lo ha convertido en un objetivo de la prensa del corazón, algo que asume con paciencia, mientras sigue trabajando para que su nombre vuelva a sonar por lo que hace dentro de la pista.

Traje de Hackett; Camisa de Boss; Corbata y pañuelo de Soloio

XLSemanal. Lleva 15 temporadas en el circuito profesional. Ha ganado 6 torneos individuales, 7 en dobles y 3 copas Davis. ¿Ha cumplido los sueños que tenía cuando empezó o esperaba haber logrado más?

Fernando Verdasco. Al final siempre quieres más. Nadie se conforma con lo que tiene. He conseguido muchas cosas, pero está claro que me hubiera gustado conseguir otras. Todavía estoy en activo e intentaré seguir trabajando para alcanzarlas.

XL. Hace casi 11 años que no ocupaba una posición tan baja en el ranking como ahora. la 64. ¿Le preocupa?

F.V. La verdad es que me preocupaba más antes. Estoy intentando verlo desde otro punto de vista. Cuando me lesioné en Quito a principios de febrero fue duro, pero ahora me planteo disfrutar de cada partido. En el futuro intentaré dar lo máximo de mí sin pensar en el ranking o contra quién juegue.

XL. Mucha gente cree que tiene cualidades para haber estado de forma regular entre los 10 o 15 primeros del mundo. ¿Qué ha fallado para que esto no haya ocurrido?

F.V. Hay muchas opiniones, pero para mí haber estado dos años seguidos entre los 10 mejores es algo muy importante y muy difícil de conseguir. Me hubiera gustado estar más tiempo y más arriba. Si disfruto de cada partido y doy mi máximo, lo demás vendrá si tiene que venir y, si no, tampoco pasará nada.

XL. Los aficionados le achacan tres defectos en su juego. falta de regularidad, fallos de concentración y problemas para aguantar la presión.

F.V. En el tenis de hoy en día, todos los partidos son muy difíciles y uno, por ejemplo, contra Nadal desgasta mucho y al día siguiente no es fácil estar al cien por cien ni físicamente ni psíquicamente. Fallos de concentración los tienen todos los jugadores; unos más que otros. Cada uno tiene sus problemas y hay que intentar solucionarlos. Y el tema de la presión le pasa factura a todo el mundo. Incluso a Djokovic le he visto cometer dos dobles faltas seguidas en una muerte súbita, en momentos de tensión. Todo el mundo juega alguna vez encogido, todo el mundo tiene pensamientos negativos. Aquí no hay máquinas, todos somos seres humanos.

XL. El partido ante Acasuso en Argentina que valió una Davis, el Masters de dobles en Londres, la victoria en el Godó ¿Cuál diría que ha sido el mejor momento de su carrera?

F.V. Emocionalmente me quedo con la final de la Davis en Argentina. Nadie pensaba que íbamos a ganar. El hecho de lograr yo el último punto y llevarnos el trofeo hizo que sea el momento más especial y uno de los partidos más importantes de mi carrera. Ha habido otros, como la semifinal de Australia contra Nadal, que han sido muy importantes, pero ahí perdí.

XL. Viendo que hay gente que critica a Nadal después de todo lo que ha logrado, no sé si el resto de los tenistas piensan ¿si hablan mal de él, cómo no me van a criticar a mí?

F.V. Lo que ha conseguido Rafa durante su carrera probablemente nadie de nosotros volvamos a verlo nunca más. En general hay que hacer un poco de oídos sordos a eso.

* TRAJE, de Just One; CAMISA, de Tommy Hilfiger; CORBATA y PA? UELO, de Anglomania

XL. ¿Ve capaz a Djokovic de mantener su reinado mucho tiempo y alcanzar a Federer en los Grand Slam?

F.V. Sí, lo veo capaz. Está a un nivel increíble y ganando prácticamente todos los Grand Slam que juega. Ya no tiene tan lejos a Federer y si sigue un par de años a este nivel va a estar ahí, cerquita de cogerlo. Pero decimos estar un par de años más como si fuera muy fácil y es una cosa muy complicada, prácticamente imposible.

XL. El tema de los amaños le está haciendo mucho daño al mundo del tenis. Es el deporte donde más casos se están dando. ¿Cómo se puede solucionar?

F.V. Quitando las apuestas. Si lo hicieran, no pasaría. Pero las apuestas dan un montón de dinero a muchas personas. Si el mundo fuera perfecto, selos últimos años ha habido varios presidentes de la Federación Española que se han visto rodeados de polémica

F.V. Ahora está todo más calmado, esperemos que siga así. Nosotros no tenemos que entrar en polémica ni en política. Nosotros tenemos que dedicarnos a jugar, que es lo que sabemos hacer, e intentar, eso sí, que el tenis español vaya en la mejor dirección. Pero si vemos que los directivos están haciendo mal al tenis español, tampoco vamos a estar callados y dejar que nos den collejas, o si vemos que el futuro va por mal camino, no decir nada. Nosotros también tenemos que mirar por los futuros tenistas de nuestro país.

XL. ¿No faltaron mano izquierda y más diálogo en la polémica con la excapitana de la Davis, Gala León? ¿Por parte de los jugadores no tienen nada que reprocharse?

F.V. No, nosotros no. Quizá ella sí.

XL. Pero a la gente le cuesta entender que a una eliminatoria en la que España se juega la permanencia en una categoría no vayan los principales jugadores. ¿Cómo se le puede explicar?

F.V. El calendario es muy complicado, la mayoría de los jugadores que hemos jugado los últimos años en la Davis estamos ya por encima de los 30 años y físicamente no es lo mismo que cuando tienes 21, 22 o 23 años. Si yo he estado casi un mes ahora sin jugar torneos por una lesión y me viene una eliminatoria en Rusia sin estar en forma, claramente voy a mirar por mi beneficio y no me voy a poner a jugar cuando hay otros que lo pueden hacer mejor que yo, porque no estoy al cien por cien. Todos hemos dado mucho a España y porque no vayamos en un momento dado no se puede decir que no sentimos los colores.

XL. No parece que haya muchos jugadores jóvenes españoles que destaquen. ¿Nos esperan años duros en el tenis nacional?

F.V. Eso lo dirá el tiempo. Que hoy no haya cinco o seis jugadores con 21 años que tengan proyección a ser top ten, pues posiblemente no, pero hay jóvenes que juegan bien, que luchan cada día por mejorar y quizá salgan otros nuevos que ahora mismo no están. Hay que dar un poco de tiempo.

XL. Estamos en año olímpico. Se arrepiente de haber dicho antes de Londres 2012. Ni que los Juegos Olímpicos fueran el torneo más importante de la historia . Hubo gente que se lo tomó como que no le importaba acudir a una cita tan destacada.

F.V. ¿Yo dije eso? Pues no sé cuándo. A ver, en el mundo del tenis no es lo más importante, no es lo mismo que en el atletismo u otros deportes. En el tenis lo máximo es Wimbledon, los Grand Slam, el Masters de Londres. Una medalla olímpica es impresionante, pero los Grand Slam son más importantes.

* TRAJE, GEMELOS y CORBATA, de Anglomania; PAÑUELO, de Soloio, y CAMISA, de Tommy Hilfiger

XL. ¿El futuro lo llevará más por la vía empresarial de los negocios familiares o por seguir ligado al deporte como entrenador o formando jóvenes?

F.V. Me gustan las dos cosas. Tener parte en negocios, no solo los familiares, sino crear los míos propios, pero si hay una buena oportunidad deportiva, como tener una academia o entrenar a algún jugador, también me gustaría. Ya veremos las opciones de las que dispongo cuando me retire.

XL. ¿Le cuesta cada vez más estar largas temporadas fuera de Madrid? ¿Empiezan a pesar más otras cosas que solamente su actividad deportiva?

F.V. También cuando tenía 21 años y estaba mucho tiempo fuera había momentos que me apetecía estar en casa. Estar siempre viajando hace que a veces te den bajones. La gente no entiende bien este mundo. Te dicen. Qué bien, viajas por todo el mundo , sí, pero estando en un avión, en un hotel o en un club, al final te da igual estar en Melbourne, que en China, que en Madrid. Si no sales de eso, te da igual. Es muy bonito porque estás haciendo lo que te gusta, está claro que sí. Pero el tenis no es tan de color de rosa como la gente se cree. Yo llevo tres años sin vacaciones. Tres días aquí, tres días allí, sí, pero tener 15 o 20 días de vacaciones en verano no me acuerdo de cuándo los he tenido por última vez. Al final todo tiene también su sacrificio, aunque lo positivo le da mil vueltas a lo negativo.

XL. Vivir en pareja, como es su caso ahora, ¿le da más tranquilidad al deportista, le hace tener la cabeza más centrada o puede ser motivo de distracción?

F.V. Si tú tienes rutina, yo creo que no debes sentir nada diferente. Mi vida es igual.

XL. ¿Qué le ha aportado Ana Boyer?

 F.V. No me gusta hablar de mi vida privada. Todos tenemos nuestras cosas buenas y malas, pero estoy muy bien con ella. Si ya llevamos casi tres años juntos y estamos tan bien, está claro que estoy feliz.

XL. ¿A ella le gusta jugar al tenis, lo practican alguna vez?

F.V. Sí, sí le gusta, jugamos a veces. Lo que pasa es que ella está muy centrada en su trabajo, le dedica muchas horas y entre mis viajes y su trabajo tenemos pocos días libres juntos para hacer cosas como jugar al tenis.

XL. ¿A cuál de los dos le gusta más el tema de la moda? ¿Quién es más coqueto de los dos?

F.V. Creo que yo. A mí me gusta más.

XL. ¿Ha cambiado la opinión que podía tener sobre personas tan populares como Isabel Preysler o Mario Vargas Llosa con respecto a la que tiene ahora después de conocerlas?

F.V. Prefiero no entrar a hablar de eso. Creo que es mejor mantenerme al margen.

XL. ¿Cómo lleva ser objetivo de la prensa del corazón y salir en las revistas por un asunto distinto a su profesión?

F.V. Bueno, no es algo nuevo, ya había salido en revistas con anteriores parejas.

XL. ¿Está pendiente de lo que se dice de usted en las redes sociales? ¿Le importa lo que opinen los demás de usted?

F.V. Estoy pendiente de las redes sociales para seguir noticias, para seguir a amigos o a gente conocida, pero tampoco me meto a interactuar con personas que opinen de mí. Intento hacer las cosas como yo creo que se deben hacer, de la mejor manera posible, tomo consejo de las personas que son importantes en mi vida, que son muchas, e intento sacar lo que más me pueda ayudar de cada una de ellas. Al final, cada uno piensa de una manera diferente y no puedes contentar a todo el mundo.

XL. ¿Le gustaría que un hijo suyo se dedicara al mundo de tenis?

F.V. No lo sé, ya veremos. Ni lo he pensado.

XL. ¿Será difícil que lo veamos casado mientras esté en activo como jugador o no tiene por qué?

F.V. Pues tampoco lo sé. Hoy en día no hay nada planeado, así que es otra cosa que tampoco puedo contestar. No sé si me voy a casar antes, si me voy a casar después, si no me voy a casar ya veremos, son cosas que se irán viendo. Tendrán que pasar si tienen que pasar y, si no, pues nada.

XL. La gente se pregunta si se casará usted antes con Ana Boyer o lo harán Isabel Preysler y Vargas Llosa.

F.V. No tengo ni idea.

Asunto familiar

La suegra, famosa

Su presencia en el funeral de Miguel Boyer junto con Isabel Preysler levantó tanta expectación como polémica. Pero la fama no intimida a Verdasco.

Hombre de negocios

* Verdasco en la presentación del último modelo de Jaguar, marca de la que es imagen. El tenista no descarta dedicarse a los negocios y no solo a los familiares, que incluyen varios restaurantes en Madrid.

Vida en pareja

* Fernando Verdasco con su pareja desde hace tres años, Ana Boyer. Viven juntos en un gran piso en el centro de Madrid. A pesar del interés mediático, llevan una vida discreta y alejada de fiestas y eventos.

Asistente de estilismo: Jorge Gilarranz
Peluquería: Moncho Moreno para Salón Lagasca, 3 Madrid.
Maquillaje: Moncho Moreno
Asistente. Verónica Rubio